Si eres nadador, seguro que alguna vez has tenido dudas al respecto de las veces que has de respirar, la respiración bilateral, etc, trataremos en esta entrada de resolverte esas dudas sobre la gestión que haces del aire al respirar en natación.

Lo primero que deberíamos entender es como resolver la gestión del aire, es decir la conveniencia de la respiración cada dos o cada tres brazadas.

Cuando nadamos estilo libre, tomamos contínuamente decisiones técnicas que nos ayuden a nadar más cómodos, más rápido o más fluido pero sobre todo para disfrutar al máximo en el agua y obtener el máximo rendimiento.

Al igual que ya vimos en una anterior entrada que patrón de patada elegir, con la respiración debemos hacer lo mismo, elegiremos qué es lo que más nos interesa. Vamos a ver primero las opciones que tenemos;

Respiración cada 3 brazadas

Si damos una primera brazada, una segunda, y a la tercera respiramos, y volvemos a repetir este patrón una y otra vez, estaremos respirando cada tres brazadas

Respiración cada 2 brazadas

Si alternamos brazada sin respirar con brazada respirando, estaremos respirando cada dos brazadas.

Ventajas de la respiración cada tres brazadas

Práctica de la respiración bilateral constante

Mayor hidordinámica, nos será mas facil mantener la alineación si respiramos menos veces.

Simetría; nadar siempre alternando ambos lados hace de la natación un patrón de movimientos simétrico, más armónico y saludable.

Ejercita el control de la respiración y nos acostumbra a rendir con escaso oxígeno.

Ventajas de la respiración cada dos brazadas

Mayor cantidad de aire disponible, menos limitación por la falta de oxígeno.

Patrón más fácil de ejecutar correctamente

Permite elegir nuestro lado más cómodo

¿Cual elegir?

La respiración cada tres brazadas es lo más aconsejable para una travesía larga disfrutando y sin grandes pretensiones (mis favoritas!), la respiración cada dos brazadas es usada generalmente en competición, ya que nos permite disponer de más oxígeno para tratar de realizar el máximo esfuerzo y obtener los mejores resultados.

En cualquier caso elijamos uno u otro, en ambos podemos trabajar la respiración bilateral. En el caso de la respiración cada dos, aunque lo hagamos siempre para el mismo lado, podemos hacer unos cuantos hacia un lado y otros cuantos metros hacia el otro. Trabajar la respiración por ambos lados siempre será conveniente de cara a la posibilidad de nadar en aguas abiertas

También se pueden alternar y nadar cuatro brazadas cada dos, respirar cada tres, otras cuatro brazadas cada dos, repirar cada tres… y repetir este patrón.

La prioridad número uno en cualquier caso será nadar de la manera más cómoda para realizar este y el resto de gestos técnicos de la manera más correcta.