Los ejercicios son patrones simplificados de movimientos que usamos para incorporar a nuestro estilo una serie de habilidades con el objetivo de mejorar nuestra técnica porque nos permiten focalizar en un punto de manera aislada sin tener que preocuparnos de más cosas, facilitando así realizar el movimiento que buscamos correctamente.

En una primera fase de asimilación, practicaríamos los ejercicios y tratariamos de hacer una transición gradual a la natación completa, para ello podríamos ir poco a poco añadiendo un segundo punto de atención, utilizar ejercicios mas complejos, reducir los descansos, e incluso alternar en algun largo los ejercicios con la natación completa o alternar largos de ejercicios con largos de natación completa.

El objetivo al final es conseguir implantar esa nueva habilidad en la natación “completa”, para lo que tras esta fase asimilación pasaremos a una fase de desarrollo en la que realizaremos unos cuantos cientos de brazadas para implantar esa habilidad. Dado que no es fácil realizar el proceso en una sola sesión, es conveniente en las sucesivas sesiones, aunque se haya conseguido superar esa primera fase de asimiliación, empezar de nuevo con los ejercicios para “recordar” mas rápidamente antes de empezar con la natación completa.

Además de utilizarlos para adquirir nuevas habilidades, los ejercicios también se usan en el entrenamiento diario para recordar más rápido los correctos movimientos en una primera fase de puesta a punto o calentamiento, para esto podemos alternar largos en piscina de 25 m de ejercicios con natación completa buscando la misma sensación o focalizando en el mismo punto de atención.

Guía de uso de los ejercicios de natación

A modo de guía, estos son unos buenos consejos para la fase de práctica de ejercicios;

1-Repeticiones cortas

No es necesario hacer largos y largos de un ejercicio, es mas conveniente hacer repeticiones cortas de los ejercicios, una buena práctica es por ejemplo hacer un ejercicio de 6 a 8 m y a continuación hacer natación completa el resto de los 25 m tratando de obtener las mismas sensaciones.

2-Empezar con la posición de máximo equilíbrio

 Al iniciar cada ejercicio es conveniente adoptar por unos momentos, la posición de “máximo equilíbrio” para obtener una primera sensación de equilíbrio, relajación y control de nuestro cuerpo antes de buscar el objetivo especifico de cada ejercicio.

3- Separar la práctica de la respiración

 Es conveniente “olvidarnos” de la respiración para centrarnos en la habilidad que queremos desarrollar, para ello podemos parar para respirar o usar un snorkel frontal. La respiración es una habilidad específica que requiere trabajarla aparte.

4- Utilizar un único punto de atención

 Aunque la mayoría de ejercicios permiten focalizar en varios puntos de atención, es conveniente empezar centrándonos en uno sólo, antes de cambiar a otro o añadir nuevos.

5- Nadar con sensaciones

 Después de cuatro a ocho repeticiones del ejercicio se puede comprobar la habilidad o sensación trabajada haciendo natación completa, se puede empezar por 3 o 4 brazada sin respirar y cuando la sensación sea clara y consistente, se puden añadir nuevas brazadas ya con respiración limitando las repeticiones a 25 m o menos hasta familizarizarse con esa nueva habilidad.

Saludos.