El “estilo libre” en natación es la modalidad que se usa en eventos en piscina de distancia corta junto con los otros estilos y la usada siempre en natación en aguas abiertas en larga distancia. Segun se trate de larga o corta distancia se usarán diferentes variantes de esta técnica.

¿Por qué técnicas diferentes?

En natación no existe limitación alguna al estilo libre (excepto no prolongar el nado subacuático más de 15 m en piscina tras cada virage), con lo que cada nadador decide que técnica utilizar, y esto resulta determinante para el éxito además de darle un aliciente a la natación, no gana el “más fuerte” sino que la técnica es el factor determinante.

Si bien es generalizado que se use una variante del estilo crol, (técnica que solo especifica batir piernas y mover alternativamente los brazos) esas variantes del estilo crol difieren mucho de unos nadadores a otros. Incluso en la élite y dentro de una misma modalidad de competición, podemos observar como unos nadadores utilizan mayor frecuencia de patada, diferentes patrones de respiración, asimetrías hacia un lado y otro, etc..

Entre los estilos de natación usados en eventos de larga y corta distancia es en donde se aprecian aún más esas diferencias de técnica. Tiene poco que ver la técnica usada en 50 metros libres que la que se usa en una travesía de 3800m en aguas abiertas.

¿Que técnica usar en función de la distancia?

NATACION GSOLINA Y DIESELEl aspecto diferencial entre la natación de corta y larga distancia es la eficiencia en el nado. En larga distancia se ha de gastar menos energía mientras que en corta, prima la velocidad al coste que sea. Más que diferenciar entre los distintos tipos de ejercicio que suponen (aeróbioco y anaeróbico), vamos a hacer a compararlo para entenderlo mejor con el motor de un vehículo diesel o gasolina.

Si nuestro cuerpo fuera el motor y compitiésemos en corta distancia, no nos importaría que consumiese 10 litros a los 100, ya que aunque gastemos mucho, el combustible nos va a llegar para esa distancia. Cuando por contra lo hacemos en distancias mayores, no solamente utilizaremos otro combustible sino que además la conducción será distinta pues tenemos que usar el volumen de combustible que tenemos y economizarlo de manera que nos de para la distancia que vamos a realizar.

ASPECTOS DIFERENCIALES

Existen una serie de aspectos que nos ayudarán a economizar esa energía y a gastar menos combustible y que nos hacen variar nuestra técnica en larga distancia, estos son algunos de ellos;

  • La frecuencia de brazada, es decir, el tiempo que tardas en dar cada brazada, será menor; aunque en aguas abiertas es conveniente una frecuencia de brazada mayor que en piscina, siempre en larga distancia llevaremos una frecuencia menor que en corta, por contra debemos de tener una mayor longitud de brazada, es decir, debemos avanzar al máximo con cada brazada.
  • El batido de piernas será menor; es conveniente usar un batido de dos tiempos en lugar de uno de 6. Mover las piernas enérgicamente supone un consumo de energía mayor al plus de aporte de velocidad que nos da, que no merece la pena. Vamos un poquito más rápidos pero nos supone un consumo de energía mucho mayor por lo que en general no nos compensa.
  • La relajación de nuestros músculos. Para ahorrar energía es importante relajar aquellos músculos que no necesitamos poner en tensión en determinados momentos de nuestro nado. El recobro o fase aérea de la brazada por ejemplo, es un buén momento para relajar por completo el antebrazo. También los músculos del cuello conviene relajarlos y dejar nuestra cabeza apoyada en el agua sin soportar una tensión constante.
  • Priorizar la propulsión con la cadera a la propulsión que realizan piernas y brazos. Dado que los músculos del “core” más grandes de nuestro cuerpo son mas potentes y resistentes que los de neustras extremidades, es conveniente que nuestra técncia de propulsión le de prioridad al uso de estos (hip-driven) frente a los de los brazos (shoulder-driven)
  • Conseguir la mejor posición con la mínima resistencia al avance. Es vital buscar una posición lo más hidrodinámica posible para que nos cueste menos esfuerzo tratar de vencer la resistencia del agua.

NO IMITAR

A pesar de las diferentes técnicas usadas en largas y cortas distancias, existe en el nadador “amateur” a veces una tendencia a imitar la técnica de natación asociada a las competiciones cortas, en competiciones largas. Probablemente sea debido a que tradicionalmente no se ha hecho distinción a una u otra modalidad o porque lo que se ve en la televisión siempre son las competiciones cortas y se tiende a imitar. El caso es que cuando el 95% de nadadores practican la natación digamos “de fondo” o de mayores distancias, se usa muchas veces una variante de la técnica de estilo libre que no es del todo conveniente para esas distancias.

Dado que este artículo (y en general todos los artículos de este blog) se dirigen a un nadador normal, (el 95% de nadadores incluyendo también a nadadores de grupos de edad en travesías y triatlón) siempre es conveniente tratar de observar con cierta distancia a los nadadores profesionales y aunque a nivel de élite en competición se pueden apreciar muchas de esas diferencias comentadas en la técnica de corta y larga distancia, no es conveniente imitar. Estos nadadores, tienen un físico tal que pueden usar una técnica menos eficiente (aún en distancias mayores) que nosotros porque ellos están preparados físicamente para soportarla, digamos que su depósito es mayor. Los nadadores de élite son otro mundo aparte que no tiene nada que ver con el nadador habitual, pueden llegar a entrenar 20 km diarios y con ello trabajan su cuerpo para afrontar cualquier distancia, no necesitan ahorrar energía y economizar sus fuerzas ya que su físico esta preparado, pudiendo realizar cómodamente gestos técnicos que a un nadador normal le costaría un consumo desproporcionado y no recomendable.

En definitiva, si nadamos habitualmente por salud, para participar en alguna travesía, triatlón o simplemente por placer, nuestro objetivo será hacer varios kilómetros y para ello hemos de tener en cuenta que nuestra técnica ha de ser la adecuada para ello. Aprender y practicar una técnica eficiente es fudamental para disfrutar de la natación.