En esta entrada vamos a ver el clasico ejercicio de Inmersión Total de la “Pirámide asimétrica de tempo”. Aunque tenga este nombre tan raro, el ejercicio es sencillo de hacer y nos es útil para trabajar nuestra longitud de brazada, eso sí,necesitamos un Tempo Trainer y lo utilizaremos en modo 1.

Durante el ejercicio observaremos como cambia el número de brazadas por largo (BpL) en función del cambio de ritmo o “tempo”, por lo que es fundamental que contemos las brazadas en cada repetición.

Se trata de empezar con un ritmo medio e ir bajándolo hasta llegar a un ritmo muy lento a partir del cual empezamos a subir otra vez el ritmo acabando el ejercicio con el ritmo elegido como inicial;

Pirámide asimétrica tempo

El ejercicio por tanto tendría una subida y bajada en las que haríamos las siguientes repeticiones;

Subiendo la pirámide

4x25m contando brazadas

– Empezamos el primer largo con el tempo trainer en 1.20 seg/brazada.
– Contamos brazadas en cada largo.
– Bajaremos el ritmo aumentando 0,10 seg en el tempo trainer despues de cada largo (10 clicks con el botón derecho)
– En el último largo el tempo trainer marcará 1.50 seg.
– Deberemos recordar al menos el número de brazadas por largo del primer y del último largo.

Bajando la pirámide

6×25 contando brazadas

– Empezaremos la primera repetición con el tempo trainer en 1.45 seg
– Aumentaremos la velocidad bajando 0.05 seg en el tempo trainer (5 clicks con el botón izquierdo) en cada largo.
– En el último largo, el tempo trainer marcará 1,20 seg (si lo hemos hecho bien, claro).

Normalmente al decrecer el ritmo (1ª fase de “subida de la pirámide”) vamos aumentando la longitud de brazada y disminuyendo el número de brazadas por largo (BpL), más que nada porque nos “da tiempo” a hacer los movimientos de la mejor manera y también porque con ese tiempo que tenemos extra alargamos el deslizamiento. Al hacerlo vamos implantando los mejores patrones que luego tratamos de mantener de manera intencionada o no al aumentar el ritmo (2ªfase de “bajada de la pirámide”).

El objetivo del ejercicio sería volver al ritmo inicial con un número de brazadas por largo menor y en consecuencia de ello, una mayor longitud de brazada.

El ejercicio nos permite conocer también hasta que frecuencia o a que ritmo somos capaces de mantener nuestro mínimo número de brazadas.

El ejercicio admite modificaciones, empezando por ejemplo en 1.30 en lugar de 1.20 (llegaríamos entonces a 1.60 en el pico de la pirámide) o haciendo series de 50 enlugar de 25.