“Somos lo que hacemos repetidamente, La excelencia es un hábito” Aristóteles

Vamos a ver la manera más eficaz de mejorar tanto en natación como en cualquier otra actividad que involucre cuerpo y mente. Se trata únicamente de repetir el movimiento hasta hacerlo correctamente. Una vez conseguido seguir repitiéndolo hasta convertirlo en una “competencia consciente”. Practicando la repetición se obtiene el perfeccionamiento.

NO ESTA EN NUESTRA CULTURA PERO SÍ EN NUESTRA NATURALEZA

En nuestra cultura occidental, esta manera de aprender mediante la repetición de movimientos esta bastante poco instaurada, probablemente porque en nuestra educación apenas se le ha dado importancia. Desafortunadamente, se le ha dado siempre casi toda la importancia a la memorización, priorizando el uso del cuerpo “de hombros para arriba”. Para aprender desde pequeñitos a trabajar los movimientos , como decía Sir Ken Robinson; la danza debería ser una asignatura obligatoria desde niños, y/o ¿por que no? la natación. Menos mal que somos lo que somos y aunque nuestro inútil sistema educativo no haya ayudado, hemos aprendido a movernos a base de repetición, sin darnos cuenta, desde que aprendemos andar lo hemos venido haciendo. A diferencia de otro tipo de aprendizaje, por mucha teoría que sepamos de memoria, si no repetimos una y otra vez, no hay nada que hacer en esas actividades que involucran cuerpo y mente. Pero pesar de que no nos lo enseñen, actuamos muchas veces de manera natural de esta manera, a base de repetición; esta en nuestra naturaleza.

PRACTICAR LA REPETICIÓN

No sólo en la danza o artes marciales se practica a base de repetir con precisión, en los deportes técnicos también se ha practica así, el tenis es un ejemplo de ello; en clases de tenis se suele usar un carro de pelotas para repetir una y otra vez los movimientos de golpeo a la pelota que son enseñados previamente por el instructor.

Este proceso tiene además una explicación neurológica; la mielina sustancia que envuelve las células nerviosas y cuya misión es acelerar la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos es clave para el desarrollo de habilidades. Cualquier habilidad como bailar, pintar, o nadar provienen de una cadena de fibras que trasmiten un minúsculo impulso electrico y esta mielina se encarga de que la señal sea mas fuerte y rápida. Cuanto más practicamos y repetimos, más se cubre el circuito neuronal con esta sustancia y más habilidad y velocidad desarrollamos.

LA REPETICIÓN CONSCIENTE

Pero no basta con repetir los movimientos una y otra vez, hay que repetirlos conscientemente y bien ejecutados. Eso es lo que debemos hacer en natación; practicar los movimientos, poniendo nuestra concentración en ellos para sacar el máximo rendimiento y acelerar el proceso de aprendizaje.

Generalmente en natación se suele hacer lo primero; repetir movimientos, pero no se hace de una manera consciente, sabiendo lo que hay que hacer y tratando de hacerlo bien. Esta manera de repetir una y otra vez movimientos sin control (incluso sin pensar en nada), lo que han conseguido es que existan miles de nadadores que se encuentran “cómodos” porque hacen miles de repeticiones de sus brazadas, pero sin embargo, su desplazamiento es muy pobre y tienen un recorrido muy corto. Pueden incluso recorrer largas distancias porque han entrenado mucho, pero es una pena, porque han implementado un movimiento poco eficaz. La solución esta en la práctica consciente; saber lo que hay que hacer y concentrarnos en hacerlo así.

UN EJERCICIO DE REPETICIÓN

Vamos a hacer un ejercicio clásico en el que vamos a repetir una brazada de un solo lado, nos concentraremos en hacer el movimiento perfectamente.

Dado que sólo hacemos esa brazada de un lado, totalmente descansados, podremos poner toda la concentración para hacerlo de la mejor manera, pensando y corrigiendo los aspectos técnicos que consideremos. A base de repetición consciente del movimiento cada vez nos saldrá mejor e iremos implantando el mejor movimiento.

Con este, otros ejercicios y nadando concentrados, “aprendamos a aprender” de esta manera, a base de repetición consciente, conseguiremos lo que consiguen los grandes nadadores, mantener una buena brazada; realizar la última brazada como la primera, buscar la perfección en cada brazada, ese debe ser nuestro objetivo.

Bernardo Blanco

Bernardo Blanco

Entrenador Triatlon (Fetri) & Certified Coach (Total immersion)

3 Comentarios

  1. ROLANDO

    MUY INTERESANTE Y ES ASI DESDE EL PUNTO NEROMUSCULAR,LA MIELINA ES INTERESANTE…

    Responder
  2. horacio luis lopez

    excelente explicación, sin comentarios, extraordinario

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *