Puntos_de_atención_total_immersion

La manera más eficaz de mejorar en natación es a nadar concentrándonos en lo que hemos de hacer, para ello utilizamos los puntos de atención.

¿Que son?

Los puntos de atención son aspectos técnicos concretos en los que nos hemos de concentrar cuando hacemos ejercicios o cuando nadamos, cada brazada que demos debe tener un claro objetivo y un punto de atención nos ayudará a conseguirlo. A base de repeticiones concentrados en aspectos técnicos concretos implantaremos los movimientos correctos en nuestra “memoria muscular”.

Siempre debemos nadar con un algún punto de atención en mente. Nadar o hacer ejercicios sin poner nuestra atención en algún aspecto en concreto no merece la pena si queremos progresar.

Estar concentrados en lo que estamos haciendo es el único modo de mejorar nuestra técnica y lo más efectivo es centrarnos en un punto en concreto. Con la práctica podemos llegar a utilizar dos puntos de atención o incluso tres, pero esto requiere de una gran destreza y concentración.

DONDE ESTÁN

50_puntos_de_atención_nadarbien_150Dentro de cada aspecto del que se trate (recobro, propulsión, patada, etc..), existen numerosos puntos de atención que puedes encontrar en este blog y en otros y también en numerosas publicaciones, lo único que hay hacer es tener cierto cuidado a la hora de discriminar la información sobre técnica de natación y sobre esos puntos de atención dado que a veces se recomiendan aspectos que no son del todo recomendables. Lo mejor es probar el punto de atención y comprobar su efecto en nuestro estilo, si tenemos sensaciones positivas o mejoras objetivas querrá decir algo, si no deberíamos centrarnos en otro, es importante por tanto la retroalimentación obtenida.

EL PROCESO

Secuencia_de_puntos_de_atención_natación

De todo lo dicho se puede deducir que el proceso sería el siguiente;

  1. Saber que tenemos que hacer; Entender y elegir un punto de atención concreto.
  2. Ejecutarlo; poniendo nuestra concentración en ese punto para hacerlo bien.
  3. Obtener retroalimentación; ya sea visual externa (alguien que nos corrija, o una grabación), objetiva (tiempos, brazadas) o interna-subjetiva (sensaciones).

UN EJEMPLO

Para poner un ejemplo, tras el ejercicio de respiración que recomendaba en una anterior entrada, se pueden deducir una serie de puntos de atención en los que fijarnos cuando estemos nadando y queramos mejorar este aspecto fundamental;

  • Dejar media gafa dentro del agua y media gafa fuera al respirar.
  • Girar la cabeza para respirar junto con el resto del cuerpo al realizar el “rolido”.
  • Coger aire por la boca y soltarlo contínuamente por la nariz hasta la siguiente inhalación.

Nadar de esta manera sabiendo lo que estamos haciendo o lo que debemos de hacer es mucho más gratificante y eficaz.