Empezaremos con algo obvio; Un nadador debe alimentarse bien, no solo en cuanto a la cantidad en función del ejercicio que realiza, también y fundamentalmente en cuanto a la calidad. Este planteamiento que parece bastante sencillo y razonable no está del todo extendido y, aunque la tendencia empieza a cambiar, aún parece que se le de mas importancia al “cuanto” que al “cómo”. Vamos a verlo a través de el ejemplo de un deportista profesional.

El desayuno de Michael Phelps

Hace algunos años, se extendió un mito sobre el desayuno de Michael Phelps, que el propio nadador tuvo que desmentir en alguna ocasión. Se decía que el menú de Michael era el siguiente;

  • Desayuno; Tres sandwich de huevos fritos con queso, tomate, lechuga, cebolla frita y mayonesa. Tres tortitas con chocolate. Una tortilla de cinco huevos. Tres tostadas con azúcar. Un tazón de avena. dos tazas de café.
  • Almuerzo; Medio kilo de pasta. Dos sandwiches con pan blanco de jamón y queso con mayonesa mas bebidas energéticas.
  • Cena; Otro medio kilo de pasta. Una pizza grande. Bebidas isotónicas
¡No Imites a este tío!

¡No Imites a este tío!

Ese total de unas 12.000 calorías parecía necesario, dado el desgaste que Michael hacía en sus entrenamientos diarios de 8-9 horas, en los que probablemente “consumiese” todas esas calorías. Pero este planteamiento de compensación de calorías es erróneo e incluso peligroso extrapolarlo al 99% de nadadores por varios motivos;

  • Las sesiones de nadadores “normales”, incluso aunque se nade a diario, nada tienen que ver con las sesiones “extremas” de 8-9 horas de los nadadores de élite. En una sesión de una hora se pueden quemar entre 600-900 calorías.
  • Esta demostrada la conveniencia de las harinas integrales respecto a las harinas refinadas.
  • El consumo excesivo de azúcar provoca todo tipo de problemas de salud, además de convertirnos en “adictos”.
  • Una alimentación debe ser variada e incluir verduras, legumbres, fruta, que nos aporten los nutrientes que necesitamos.

Es seguro que Michael no meterá esa cantidad de calorías en su cuerpo pero aunque no lo haga, si tras su retirada no cambia radicalmente de hábitos alimentarios (si es que alguna vez se alimentó así), le ocurrirá como a tantos ilustres ex-atletas que tras su retirada han pagado sus excesos.

Phelps, como cualquier deportista ha de abastecerse de la cantidad apropiada de alimentos, pero estos han de ser de buena calidad.

¿Y Mireia que come?

¡Mireia si que sabe!

¡Mireia si que sabe!

En una ocasión le preguntaron a Mireia que dado que consumía unas 6.000 calorías al día, si podía comer lo que quería (pensamiento erróneo casi generalizado). Mireia contesto que la alimentación es como la gasolina que había de ser la adecuada, pero es aún más que eso. Decía un conocido nutricionista que la comida no es solo comparable a la gasolina que le metemos a nuestro cuerpo, ya que la gasolina no se “incorpora” al motor del coche, sin embargo, si que lo hacen los nutrientes y todo lo bueno y malo que nos aportan los alimentos.

La alimentación de Mireia, fundamental para recuperar y correctamente y rendir al máximo, esta basada en hidratos de carbono que obtiene de vegetales, frutas y harinas no refinadas, proteínas de carne y pescado a la plancha, grasa buena de salmón, aguacate, aceite de oliva, etc.. Nada de comida basura. En alguna ocasión ha dicho que se da un capricho de vez en cuando, habría que verlo, en cualquier caso nunca cometerá excesos, no le compensa.

Las dietas milagrosas

Al igual que existen dietas de adelgazamiento (muchas de ellas sin ninguna base ni eficacia), también existen dietas para deportistas que prometen resultados y ciertamente hay algunas de ellas que pueden ser útiles para un deportista, principalmente porque lo primero que hacen es poner en guardia al deportista y que se empiece a preocupar en consumir productos saludables, ahí esta la clave.

  • Una dieta vegetariana suficientemente variada que asegure la aportación de proteinas y nutrientes puede ser perfectamente válida. La fondista de estilo libre Kate Ziegler o el extriatleta Brendan Brazier así lo atestiguan.
  • A pesar de que la dieta del hombre paleolíetico dista mucho de lo que conocemos como dieta paleo, lo que se promueve en este tipo de dieta; carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, semillas y frutas secos y lo más importante, que estos productos sean frescos sin conservantes e “integrales” es un buen planteamiento nutricional, que también usan grandes deportistas como el triatleta español Ivan Raña.

Por supuesto que para un buen planteamiento nutricional es aconsejable ponerse en manos de un buen profesional (más aún en temas de suplementación deportiva) pero como todos, hay buenos y malos. Lo que si hay que descartar son las soluciones mágicas y empezar por lo más sencillo y práctico como empezar por comprar en el mercado en vez de en el supermercado.

Bernardo Blanco

Bernardo Blanco

Entrenador Triatlon (Fetri) & Certified Coach (Total immersion)