¿Aún no has probado la natación en aguas abiertas? además de los propios beneficios de la natación en si misma reconocidas por todo el mundo, aquí tienes 20 razones más para hacerlo;

  1. Puedes nadar en infinidad de playas y todas son distintas. Los entornos naturales, además de inigualables, son siempre diferentes.
  2. Coger confianza para nadar en el mar nos permitirá aprovechar más el tiempo de vacaciones en la playa, ya no solo existe la posibilidad de calzarte unas zapatillas y salir a correr, también te podrás poner un bañador y empezar a nadar teniendo así una posibilidad más de disfrutar del deporte en vacaciones.
  3. El estado de la mar cambia constantemente, puede estar calmado, con corrientes, con olas,…esa variedad lo hace más divertido, ningna travesía en el mar es igual.
  4. Puedes ver pececillos mientras nadas..
  5. Puedes nadar a tu ritmo, no molestarás a nadie si tu ritmo es lento, ni nadie te frenará a tí si tu ritmo es alto.
  6. Aunque te pongas protección solar (indispensable) acabarás broceándote, el sol no solo te proporciona ese bronceado sino también es la principal fuente de producción de vitamina D.
  7. El agua del mar tiene minerales con efectos antialérgicos para nuestra piel y para nuestro aparato respiratorio, por eso es bueno hasta si te entra por la nariz, ¡la venden para eso en las farmacias!
  8. Te permitirá prepararte por si te da por realizar cualquier travesía o triatlón, la mayoría se hacen en el mar.
  9. Nadar en el mar supone nadar siempre en un entorno natural, alejado de la ciudad, es el equivalente en “running” al “trail” o a correr por senderos en el monte.
  10. Permite desarrollar nuevas habilidades como la visualización y orientación o aprender a nadar en condiciones del mar adversas.
  11. El mar es inmenso, si quieres soledad (eso sí, con seguridad) nadie te molestará, nadar solo en medio del océano es una experiencia única. La sensación de calma y paz que transmite este entorno por sus sonidos, colores y olores es inigualable.
  12. Puedes nadar con todos los amigos que quieras, la capacidad es ilimitada,
  13. No hay que cambiar de dirección cada 25-50 metros, podemos hacerlo cuando lo decidamos o programar antes el recorrido.
  14. El aire suele estar bastante puro ya que el entorno no está “climatizado”
  15. No se ve siempre la misma línea debajo, lo que se puede ver bajo el agua es siempre diferente, a veces, fondos marinos espectaculares.
  16. Si nadas en compañía puedes nadar delante detrás, al lado, a pies, relevar, sincronizar brazadas, da mucho juego.
  17. El agua del mar el más denso, por su elevada concentración salina, se flota más permitiendo una natación más fácil y un esfuerzo menor por mantener el equilibrio.
  18. No es obligatorio ponerte un gorro.
  19. No hay horarios, se puede nadar al atardecer, al mediodía o hacerlo bajo la luz de la luna.
  20. Es gratis.

 

Ya habrá tiempo para volver a la comodidad y a las sesiones y rutinas programadas en piscina (que también tiene sus ventajas), aprovechemos los últimos coletazos del verano con o sin neopreno, ¡rápido que el buen tiempo se acaba!.