La natación es un deporte que nos ofrece múltiples posibilidades, tan es así que también forma parte de otros deportes como el  triatlón y acuatlón en los que se combina con otras disciplinas (con carrera y bici o solo con carrera) o como parte de algunos programas de entrenamientos interválicos compuestos de alta intensidad como el crossfit.

Que es el “crossfit”

El crossfit es una disciplina deportiva en el que se practican ejercicios funcionales en sesiones de entrenamiento de alta intensidad y corta duración, entre estos ejercicios se pueden intercalar o no ejercicios aeróbicos como carrera o natación. Lo que se busca con un entrenamiento de este tipo es incrementar capacidades físicas como la resistencia cardiorrespiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, agilidad, equilibrio y precisión, pero además tiene fama de “enganchar” a todo aquel que lo prueba. Por contra, los detractores del crossfit suelen responsabilizar a este deporte de causar lesiones con relativa frecuencia debido a la intensidad a la que se repiten movimientos que requieren cierta destreza y fuerza, algo que no debería ocurrir, pues el crossfit “bien hecho” requiere de una práctica muy consciente para realizar los movimientos correctamente, algo que también ocurre en natación.

La natación en competición de crossfit

En competiciones de “crossfit” en las que se incluye alguna prueba con natación se pueden observar muchísimas diferencias entre atletas con mejor o peor técnica lo que acaba siendo no solo el factor determinante para el triunfo final, sino también el motivo por el cual algunos participantes ni siquiera terminan la prueba.

En 2014 durante la prueba inaugural de los “CrossFit Games” con dos tramos inicial y final de 230 m y uno de 460 m de natación intercalados con burpees y levantamiento de  Kettlebell, se pudo comprobar cómo se marcan estas tremendas diferencias en el sector de natación; Jordan Troyan a la postre vencedor de la prueba ya tardó la mitad de tiempo que Jeff Evans o Alex nettey en completar los primeras 230 metros de la prueba, ambos atletas capaces de levantar varios cientos de kilos de peso pero con un estilo mediocre con el que sufrieron en el agua, quedaron fuera del tiempo mínimo para completar la prueba.

Muy fácil de practicar

Aunque pueda parecerlo, no es nada difícil practicar una sesión de crossfit en la que se incluya la natación en cualquier piscina, ya que dentro de los ejercicios con los que se puede combinar la natación en un Wod (sesión) de crossfit existen muchos en los que solo se utiliza el propio peso del cuerpo (flexiones, abdominales, sentadillas) por lo que resulta sencillo hacerlo sobre una colchoneta junto a la piscina. Poco a poco ya se ven nadadores que utilizan este tipo de entrenamiento en cualquier piscina, incluso en algunas piscinas ofrecen algún tipo de actividad que simula este tipo de entrenamientos. Vamos a ver algún ejemplo;

EJEMPLO 1 POR TIEMPO

En este tipo de sesión vamos a realizar un determinado número de rondas de ejercicios sin descanso entre ellos y nos cronometraremos el tiempo. Realizaremos 10 veces lo siguiente;

  • 100 metros Natación libre
  • 10 Elvaciones tríceps
  • 10 flexiones
  • 10 Abdominales

sesión_natación_crossfit_p

EJEMPLO 2 AMRAP

AMRAP es una sesión en la que se trata de hacer el mayor número de repeticiones en un tiempo determinado (As Many Rounds As Possible). En este ejercicio vamos a hacer en 20” tantas rondas como sea posible de;

  • 50 metros Natación libre
  • 25 Burpees
  • 25 Sentadillas
  • 25 Abdominales

sesión_natación_2_crossfit_p

Una recomendación importante es que en este tipo de sesiones, el factor tiempo no nos ha de hacer que ejecutemos mal los ejercicios ni por supuesto que nademos peor, hemos de hacerlo todo con la máxima técnica posible, el tiempo realmente será una manera de controlar nuestra evolución en futuras sesiones y mantener cierta intensidad, conviene recordar que se trata de disfrutar y con este tipo de ejercicios también se puede, aunque no lo parezca.