Sí, hay que mover las caderas, para nadar hay que moverlas con todo el cuerpo al realizar el rolido, este es fundamental en las técnicas de crol y espalda.

Hace poco un alumno me comentó que una profesora que le dió clases de natación de espalda no le comentó nada acerca del rolido.. gran error, es algo básico que se debe aprender desde el principio.

El rolido es el giro rítmico y acompasado sobre el eje longitudinal de nuestro cuerpo que forma parte del conjunto de movimientos que nos propulsan hacia adelante. Además de proporcionarnos potencia propulsora con los potentes músculos del “core”, nos coloca en posición hidrodinámica y colabora en la respiración si solidarizamos el giro de la cabeza al del resto del cuerpo al respirar (Ojo cuando no hay respiración la cabeza se mantiene mirando hacia abajo sin rotar).

Usando todo el cuerpo

En el rolido ayudados por la fuerza de la gravedad y la fuerza de nuestro torso, gira al mismo tiempo todo el cuerpo, también las caderas y esto es importante tenerlo en cuenta. Es un error común rotar los hombros y no hacer lo propio con las caderas. Adelantar el rolido de los hombros al de las caderas también es un movimiento poco eficiente aunque algunos nadadores en distancias cortas utilicen esta técnica para conseguir aumentar el ritmo.

 

 

Ser conscientes del movimiento de la cadera es un buen ejercicio, no se trata de hacer un sobre-esfuerzo para rotarlas, pero si ser conscientes de su movimiento en el conjunto de movimientos que conforman la propulsión, hay varias maneras de hacerlo;

– Podemos hacer ejercicios como repetir varias veces el pasar de posición de supermán a patinaje centrándonos en el rolido y en que la cadera forme parte de él y a continuación dar unas brazadas manteniendo la concentración, o podemos hacer este ejercicio específico de rolido;

– Podemos nadar fijándonos como punto de atención en el movimiento hacia arriba o hacia abajo de las caderas o centrar nuestra atención en que el ombligo apunte ligeramente hacia un lado en lugar de hacia el fondo de la piscina.

– Podemos contabilizar las brazadas al girar la cadera, esto también puede ayudarnos a ser conscientes de su movimiento.

Venga, a mover las caderas..