Cada entrenamiento es una oportunidad para nadar mejor, en esta ocasión vamos a tratar de conseguir una mejora en cuanto a nuestra hidrodinámica.

La práctica que os proponemos tiene una duración estimada de unos 45’ y un claro objetivo de mejora técnica. La sesión la dividimos en CALENTAMIENTO/PARTE PRINICIPAL/VUELTA A LA CALMA, cada uno de los bloques está pensado para mejorar aspectos técnicos que tienen que ver con la posición corporal o la mejora de la hidrodinámica.

CALENTAMIENTO

  • Patinaje total immersionEjercicio de técnica enfocado en la búsqueda de la mejor posición hidrodinámica 3×100 con descanso de 30”entre series. En cada serie haremos los primeros 50 manteniendo la posición de “patinaje” (en el argot de Total Immersion y que puedes aprender en nuestros cursos de natación), que es la posición más hidrodinámica que adoptamos al nadar con un brazo extendido y el otro a punto de iniciar la fase de recobro, durante 6 batidos de piernas y a continuación daremos 3 brazadas para quedarnos de nuevo en la misma posición pero del lado contrario. Trataremos de corregir postura en base a nuestras sensaciones y memorizaremos la mejor posición para los siguientes 50m. Esos siguientes 50 se harán con un nado normal relajado pero tratando de emular las sensaciones obtenidas en los primeros 50 una vez pasemos por la posición de máximo deslizamiento.

PARTE PRINCIPAL

Realizaremos 3 bloques de 500 m de nado normal repartidos en escaleras de 4×25/3×50/2×75/1×100 con 20” de descanso entre series y 1 minuto entre bloques, en cada bloque trataremos de emular sensaciones de las series cortas en las series más largas, el objetivo es nadar igual de bien técnicamente y de rápido las primeras series de 25 y la última de 100.

  • En el bloque 1 nos fijaremos como punto de atención la posición del brazo que extendemos hacia adelante. El brazo debe alcanzar siempre su máxima extensión y en ese momento la palma de la mano deberá tener una ligera inclinación hacia abajo.
  • En el bloque 2 nos fijaremos como punto de atención la posición hidrodinámica de los pies, nuestros dedos deben apuntar hacia atrás en lugar de hacerlo hacia abajo.
  • En el bloque 3 pensaremos en lograr alcanzar la posición de máximo deslizamiento tras la fase subacuática de la brazada prestando especial interés en que el brazo que realiza la fase subacuática acabe llegando hasta la cadera, sin comenzar el recobro aéreo antes de tiempo.

VUELTA A LA CALMA

Realizaremos una serie de 200 con un nado relajado pensando en el aspecto que mejores sensaciones nos haya dejado de la parte principal.