El pull boy es ese elemento de flotación que se coloca entre las piernas y aunque pudiera servir para niveles iniciales de aprendizaje en personas con algún tipo de problema muy específico, muchos nadadores lo usan habitualmente desconociendo sus desventajas, estas son algunas de ellas;

Nada facil y sin esfuerzo

  1. La mecánica de la natación se modifica totalmente impidiendo la conexión y coordinación entre el tren inferior y superior, algo contraproducente pues estamos mandando esas señales de descordinación a nuestro cerebro cuando debemos hacer lo contrario; memorizar esa coordinación a base de repetir movimientos con todo el cuerpo.
  2. La flotabilidad que produce el pull genera una falsa sensación de equilibrio que impide conseguir un equilibrio natural posicionando correctamente nuestro cuerpo, por lo que no estamos entrenando aquellos aspectos técnicos básicos que nos han de proporcionar ese equilibrio básico nadando.
  3. De cara a la competición, entrenar con pull-boy no es recomendable ya que nos acostumbramos y no se compite con pull-boy…
  4. Entrenar con un elemento que te pone las cosas más fáciles no suele ser recomendable ni en natación ni en cualquier otro deporte, nos hace acomodarnos y volvernos perezosos.
  5. Al colocarse entre las piernas cerca de la cadera (y de lo otro) inmoviliza la parte superior de estas, dejando libres las piernas a partir de la rodilla por lo que en caso de que al nadador le dé por batir aunque sea mínimamente las piernas, estará entrenando la manera de batir incorrectamente las piernas; a partir de la articulación de la rodilla..
  6. Dado que se generan dos puntos de flotación (pull y pulmones); la parte baja de la espalda, que se sitúa entre ellos puede arquearse y producir molestias en esa zona o agravarlas.
  7. Limitan o modifican el giro natural del cuerpo necesario para una eficaz propulsión y posición hidrodinámica.
  8. Puede confundir a ciertos nadadores de triatlón o aguas abiertas al darles una falsa confianza de que el nado con pull es similar al nado con neopreno. No lo es. El neopreno, además de inducir otros cambios en la mecánica del nado, aumenta la flotabilidad de todo el cuerpo no solo del tren inferior. Lo mejor para simular el neopreno que se utilizará en competición es entrenar con neopreno…
  9. Ocupa espacio en la mochila. La natación es probablemente el deporte que menos accesorios voluminosos requiere (gafas, bañador y gorro caben en la palma de la mano) si nos ahorramos meter trastos inútiles a la bolsa, esto seguirá siendo así, además ese dinerillo que nos ahorramos.
  10. Se supone que permite centrarnos y entrenar el esfuerzo en el agarre cuando, además de que es un error priorizar la fuerza sobre la eficacia, no es así, pues la flotación del tren inferior también implica cierta reducción de carga de los brazos.

Tú decides si usas el pull boy o no, eso sí, que la razón para usarlo no sea; “porque lo usa todo el mundo”..